Comenzó la tarea de conducir las aguas desbordadas por paleo-cauces reactivados

Compartir

No tiene pausa la titánica tarea de defender a más poblaciones de las aguas desbordadas del rio Pilcomayo en el extremo oeste formoseño. Para ello, junto a 11 kilómetros de defensas, se comenzó la tarea de conducir las aguas por bajos naturales y paleocauces que reactivados.

“En ningún momento dejamos de trabajar en las obras tendientes a proteger a la mayor cantidad de familias, estamos firmes en este duro momento”, expuso el ministro de Gobierno, Jorge Abel González en el centro de ubicación transitoria de familias “Solidaridad”.

Destaco justamente que “estamos desarrollando un trabajo importantísimo que es la de conducción de las aguas del desborde del rio Pilcomayo. De esta manera estamos manejando todos esos grandes volúmenes de agua que ingresaron a nuestro sistema. A través de esos paleo cauces o bajos naturales que tenemos en la zona”.

“O sea que estamos atenuando el nivel de las aguas y de esa manera evitando más afectados por esta situación”, significo,

Revelo que “en una situación de crisis como la que estamos viviendo, que es un verdadero drama humano para aquellas familias que han perdido mucho. Se hace necesario acompañarlo en todo este proceso. Las respuestas del estado formoseño son las mismas que brindamos en la ciudad capital, Clorinda, Payagua o en todo este extremo oeste, no así el modo que son distintas, ya que nos ceñimos a las pautas culturales de las comunidades, como aquí en el oeste que luego de conversar con los caciques y ancianos nos ajustamos a su manera de organización”.

Refirió asimismo al “arduo trabajo con las familias criollas, para lo cual y de manera articulada entre los municipios de Ingeniero Juárez, Pozo de Maza, El Chorro, la cartera de Producción  y Ambiente y asociaciones de productores, se trabaja en la asistencia de las familias ganaderas afectadas por esta crecida extraordinaria. Ayuda en el traslado de los animales bovinos y ganado menor a lugares más altos, como también en  la relocalización de estas familias y así poder brindarles la mejor asistencia”.

Destaco que en todo sentido se han activado “políticas de inclusión y de reconocimientos de derechos vivan donde vivan, por eso en este centro “Solidaridad” fue adecuado para albergar a familias evacuadas de la manera más confortable posible: Desde agua, luz, salud, educación, alimentación y hasta conectividad”.

 

Lo educativo

 

Por su parte, el ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, tras ratificar que se cuantifican en más de seiscientos los alumnos  que están residiendo en el centro o por fuera de sus hogares, indico que estos pertenecen a la decena de escuelas inundadas.

“Los maestros están acompañando a sus estudiantes, y se ha trasladado lo principal, que es alma de la escuela anegada a este lugar. Se les está brindando el servicio nutricional completo y recreando el mejor espacio de tranquilidad con su docente

Hay niños de diferentes comunidades compartiendo el espacio de contención que excede el compartir un almuerzo, sino juegos y recreación”, expuso.

Destaco el ministro que “los maestros vinieron de las vacaciones antes de la fecha establecida en el calendario escolar, gesto que muestra el espíritu del docente formoseño, colaborando en el servicio nutricional que viene con más raciones porque se incluyen desayuno, almuerzo, merienda y los fines de semana”.

Indico que se cuentan en una decena los establecimientos educativos inundados, “es decir que tenemos cinco escuelas primarias e igual número de jardines de infantes con mucha agua y sedimento adentro. Tenemos que aguardar que el agua se retire y hacer el relevamiento para comenzar con el trabajo de recuperar esas edificaciones”.

Conto el ministro que en el caso de la escuela agro técnica 9 de La Rinconada si bien no está anegada, existe amenaza cierta de las aguas, por lo que los docentes han diseñado un sistema de apoyo tutorial a los estudiantes, para así poder pasar por los turnos de exámenes.

 

Energía eléctrica

 

El ingeniero Benjamín Villalba, de Refsa Electricidad, responsable de dicho servicio en el campamento “Solidaridad”, indico que la distribuidora “es un eslabón más de la larga cadena conformada por el estado, trabajando en brindar a cada modulo habitacional su bajada de luz”.

Se planto más de un centenar de postes, más de tres kilómetros de línea, alumbrado público, tres transformadores y otras instalaciones a fin de brindar el mejor servicio.

Dijo que el predio fue totalmente iluminado, con unas sesenta farolas de sodio por fuera y por supuesto dentro de cada modulo habitacional.

 

 

 

Lo sanitario

 

Por su parte, el doctor Mario Bruno Romero, a cargo de la dirección de Epidemiología del ministerio de Desarrollo Humano, conto respecto a la tarea sanitaria donde las enfermeras de la zona juegan un rol valioso dado que conocen a cada familia, la patología que cursa alguna de ellas o de riesgo de contraer alguna afección.

Expuso acerca de la “labor diaria visitando cada modulo, algunos acuden a nosotros en el lugar armado para asistirlos, y en caso de detectarse alguna situación un poco mas riesgosa se los deriva al hospital de Ingeniero Juárez, como lo hicimos hace horas con una embarazada”.

Conto la presencia de barios medios de diferentes especialidades, de atención de adultos, pediatras y ginecólogos, además de generalistas, los que atienden en el centro y en comunidades de esa región.

“Esta estrategia nos permite tener un diagnostico sanitario diario del estado de salud en general y en particular de determinada persona, y hasta ahora podemos decir que no se han presentado patologías complejas, disponiendo las medicaciones para atender las afecciones surgidas”, finalizo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here