Atractivo emprendimiento en el barrio Namqom con artesanías originarias

Compartir

Desde el barrio Namqom, la dirigente qom Sonia Santiano y la artesana Celia Zorrilla puntualizaron sobre el proyecto de elaboración de artesanías originarias que se lleva adelante a través de una iniciativa conjunta con la concesionaria HOMU de Toyota.

“En el barrio capitalino Namqom tenemos una asociación de artesanos que nos dedicamos al trabajo de las artesanías que reúnen a los tres pueblos originarios de Formosa, que son los pilagá, los wichi y los qom, ya que cada etnia se caracteriza por desarrollar productos diferentes”, explicó Santiano en declaraciones a AGENFOR.

Destacó que “se tratan de piezas únicas que trascienden el tiempo. De generación en generación van pasando las diferentes técnicas de aprendizaje que las madres van dejando”.

En ese sentido, contó que al llegar al barrio Namqom se puede encontrar un puesto donde comprar los productos “directamente de las manos de los artesanos”. “El salón de ventas está sobre la ruta, donde se exponen todos los productos para los que quieran algún presente o bien para ellos mismos, sin necesidad de que se esté tercerizando y aumentando los precios, con lo cual las ganancias van directamente a los artesanos”, resaltó, agregando que “el precio lo pone el artesano que fabrica el producto”

“Tuvimos la gran suerte de que una empresa muy importante de Formosa, que es la concesionaria HOMU de Toyota, tenga un programa de responsabilidad social a través del que dieron capacitaciones a mujeres para que puedan aprender todo tipo de panificados, además de las artesanías”, relató Santiano.

Comentó que “ellos les compran a los artesanos para poder ofrecerles a sus clientes. Es decir, por cada vehículo que le compran entregan un canasto con todo lo necesario para el auto o la camioneta, materializando así un aporte a la comunidad”.

A su vez, subrayó la dirigente qom que “en este tiempo tan difícil de pandemia que estamos viviendo las mujeres que se capacitaron en panadería pudieron comercializar todo tipo de panes, tortas, facturas y masas finas que aprendieron durante el curso que HOMU le dictó a la comunidad”.

Contó que las capacitaciones se desarrollaron durante seis meses, dos veces a la semana, participando unas 60 personas. “Las mujeres pudieron aprender y aplicar sus conocimientos”, enfatizó.

Además señaló que “los mecánicos de la concesionaria fueron a la comunidad y les enseñaron conocimientos a los chicos en todo lo que es mecánica de motos. Salieron diez chicos formados por técnicos de la empresa que los ayudaron a poder emprender su propio tallercito, de manera de poder instalarlos en el mismo barrio”.

Del mismo modo, “también estamos vendiendo las artesanías vía Internet y enviando a las casas regionales del país”, apuntó.

Variedad de productos

Artesanías hechas en palo santo, utensilios, tablas, telares, cestas, canastas, carteras, cintos, muñequitos de adorno. “Todo lo que puede comprar la gente lleva”, marcó la artesana Celia. “Yo aprendí desde que mi mamá me enseñó cuando era chiquitita. Una de las cosas que más me gusta hacer es porta-termos, porque tiene mucha salida”, dijo.

“Todos los productos son distintos y dependen de las manos de los artesanos –explicó-. Inclusive en las manijas de las cestas el trenzado es uno diferente a otro. Todo es único. Por ejemplo, nosotros nos dedicamos más a los cestos y las canastas, mientras que en el oeste del territorio hacen telares y tejidos de fibra natural y de lana”.

Agregó: “Hago cestas con hoja de palma y otros con totora y carambillo que hay en la zona de Lomitas. El trabajo comienza con la búsqueda de estos elementos, que luego hay que secarlos y ahí recién empezamos a trabajar. Es un material duro, que lo hace resistente y por eso también la gente lo prefiere. Al principio (trabajar con ellos) lastima las manos, ya que las hojas son filosas. Después, con el tiempo y la experiencia, en una hora ya podés hacer un canasto”.

“Nuestra asociación está trabajando y creciendo, vendiendo en este tiempo de pandemia vía Internet y también acercando los pedidos a los domicilios de Formosa –añadió Sonia-. Todo esto tiene que ver con la comunidad organizada y solidaria que tenemos en Formosa. Queremos resaltar al Gobierno de la provincia porque nos dio las condiciones edilicias que necesitábamos para poder llevar adelante el proyecto”.

Para más información o efectuar algún pedido, los interesados pueden llamar al celular de Celia, que es 3704 383705, o bien visitar el Facebook “NalaaenFormosa”.