Mantienen el alerta pese a la bajante que experimenta el río Pilcomayo

Compartir

Al referirse a la extraordinaria crecida del río Pilcomayo que afecta a una zona del oeste formoseño, el administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad, ingeniero Enrique Bellino, indicó que “los monitoreos que realizamos registran una bajante, con respecto a los caudales que se ubican cercanos a los 500 metros cúbicos, cuando los picos máximos de este ciclo llegaron a los 2500 y 4000 metros cúbicos”.

“A partir del 23 de febrero, los monitoreos que realizamos registran una bajante con respecto a los caudales del Pilcomayo, que se ubican cercanos a los 500 metros cúbicos, cuando los picos máximos en este ciclo de crecida llegaron a los 2500 y 4000 metros cúbicos”, detalló, remarcando que “estamos en bastante buenas condiciones porque todo el sistema está funcionando bien y las aguas están drenando hacia los sectores que lo hemos planificado. Somos bastantes optimistas”.

De todas maneras, el funcionario resaltó que “el ciclo de crecida aún no pasó, estamos en marzo y suele concluir a mediados de abril”.

Si bien “felizmente el río dio una especie de tregua y eso mejoró la situación, no podemos descartar nada. Hace unos días, por ejemplo, Paraguay tuvo un impacto de lluvias muy grandes. Estamos alertas y todos nuestros equipos en la zona, monitoreando la situación”.

Respecto de las obras que el Gobierno provincial realizó con fondos propios para proteger a las comunidades afectadas, precisó que “hemos hecho un trabajo de conducción de las aguas y de realización de nuevas defensas para proteger a localidades como Pocitos, Vaca Perdida, Pozo de Maza, La Rinconada”, entre otras.

“Todas estas obras tuvieron un resultado altamente positivo, pero quedó agua en la zona, por lo cual tuvimos que hacer obras de drenaje”, señaló Bellino, explicando que para esta situación “se tuvo que cortar el camino que va desde Vaca Perdida a La Mocha, de manera de poder drenar el excedente de agua que nos podría complicar”.

Añadió que “también fue necesaria la instalación de un puente Bailey para llegar hasta La Rinconada, a través del cual nosotros monitoreamos la situación”.

Sobre este tipo de puentes explicó que “son estándar, se acoplan y tienen 10, 15, 20 o 25 metros. En este caso, utilizamos una longitud total de 25 metros. Por ahora fue necesario implementarlo sólo en ese lugar y más adelante evaluaremos si lo dejamos en forma definitiva”, finalizó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here