Desde marzo, un promedio diario de nueve camiones trasladan bananas desde Naineck al país

Compartir

El intendente de Laguna Naineck, Julio Murdoch, desmintió las declaraciones de un productor de la zona que apareció en un canal porteño dando de comer bananas a las vacas, “ya que debido a los bajos precios, no vale la pena cosecharla”.

“Es un capítulo atrasado, en la época de (Mauricio) Macri -de 2015 a 2019- teníamos esas ediciones donde no existían ventas y se les daban las bananas a las vacas”, recordó el jefe comunal y aseguró que actualmente por día, se disponen nueve camiones en la playa de la localidad esperando para cargar la fruta.

Afirmó que las bananas se venden, en una ínfima parte al Estado para el plan Nutrir, y otra a los privados, con gran demanda y reconoció que el precio es fluctuante entre $120 a $140 por cajón de 20 kilogramos.

“Hoy tuvimos de ocho a nueve camiones que ingresaron, cada uno llevaba 1100 cajas de bananas, y a ese ritmo venimos desde el mes de marzo” expresó el intendente.

Murdoch salió al cruce de esta manera de una nota emitida por Canal 9, donde un productor conocido de la zona daba sus bananas a las vacas, pero aclaró: “Se olvidó de pasar el video donde en su galpón estaban haciendo empaques de esa misma quinta y también de contar que le estaba dando a las vacas los descartes, que es algo natural. En una producción la parte no comercializable se le da a los animales”.

Lamentó que “se prenden de esos relatos los dirigentes de Federación Agraria de la localidad para armar el relato de que la producción se le da a los animales. Siempre digo que no deben mezclarse la política partidaria con la gremial, y esta gente es bifuncional, son dirigentes políticos de Cambiemos, del grupo del senador Luis Naidenoff y al mismo tiempo hacen que son defensores de los productores”.

Pidió no olvidar que Luis Naidenoff está en la misma línea que Patricia Bullrich y se preguntó quién gestiona el “aire” para estos informes periodísticos. “Es Luis Naidenoff, hay que decirlo, son espacios para mentir, porque si vienen y recorren, ven nuestra zona de desinfección por protocolo COVID19, verán la cantidad de camiones en la playa, que amanecen en la localidad, y a la tardecita van con sus cargas llenas de nuestra fruta y otras hortalizas hacia mercados del Sur”.

En este sentido, indicó que “el paso del Cristo Redentor está cerrado hasta el día martes o miércoles (de la próxima semana) por las intensas nevadas en la Cordillera, eso estacionalmente genera una gran demanda de nuestra fruta y hace un rebote hacia arriba de los precios”.

Comentó, asimismo, que las actividades anexas a la producción bananera, como la fábrica de cajones, significan trabajo para la gente. Actualmente existen seis emprendimientos de este tipo en Naineck, empleando a 70 familias, y no dan abasto. “Los grupos de embaladores tampoco, hay veces que los camiones salen retrasados por la falta de mano de obra de preparación de cajones”, comentó.

Sobre la actividad en sí, señaló que es un consorcio productivo el que vende al Estado para el plan Nutrir, mientras que en la faz privada, la banana se comercializa a través de una figura de intermediario que es el que tiene conexión con los mercados. “Hacen el trato con los productores y organizan las cargas, se ponen de acuerdo con el precio de acuerdo a la demanda del mercado”, especificó.

“Mejoramos mucho pero somos críticos de lo que nos falta en infraestructura, nuestro productor hace calidad hasta la terminación de la fruta, pero el tratamiento post-cosecha es una cuestión pendiente. Algunos lo realizan bien, otros no, es la diferencia de competitividad que tenemos con las bananas paraguayas y ecuatorianas”, admitió el intendente.

Por último, aseguró que el municipio trabaja en este aspecto en coordinación con el Ministerio de la Producción, Cedeva y el Inta, de tal forma que el productor tenga su planta de empaque en su chacra.