Continúan acentuando en las escuelas la difusión de medidas para prevenir el dengue

Compartir

A pesar de que en los días frescos de otoño disminuye la proliferación de mosquitos y otros insectos, no debemos bajar los brazos en la campaña contra los vectores y es por eso que los niños que asisten al nivel primario siguen fortaleciendo el aprendizaje de los cuidados que debemos tener en las casas para evitar la presencia del mosquito Aedes aegypti, vector de la enfermedad del dengue, zika y chikungunya.

En esta ocasión, los destinatarios fueron los alumnos de la Escuela Primaria n° 228 del barrio Nueva Pompeya, quienes junto a sus docentes y directivos participaron de una nueva jornada educativa preparada especialmente por un equipo de salud del centro de atención primaria de “Puente San Hilario”.

Entre la información difundida, se reiteró a los pequeños estudiantes que el dengue es una enfermedad viral transmitida “solamente por la picadura del mosquito Aedes aegypti, luego de que el insecto haya picado a una persona enferma con el virus”. Agregando que esta especie “generalmente elige para vivir todos los lugares que son habitados y frecuentados por las personas: casas, lugares de trabajo, clubes, y lugares públicos como plazas, parques y otros similares”.

Asimismo, por medio de láminas, muñecos y proyecciones audiovisuales se dieron a conocer las características físicas del insecto “negro con rayas blancas”, remarcando que la transmisión del virus se da solo por la picadura, cuando el mosquito “pica, es decir se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras persona sanas”. Aclarando que “no se transmite directamente de persona a persona, ni por compartir objetos”.

Respecto a las medidas, explicadas también de manera detallada e ilustrativa para una mejor comprensión de los niños, los profesionales y brigadistas sanitarios insistieron en eliminar todos los objetos y recipientes que pueden servir al mosquito de criadero “es decir, que le sirvan para alojarse, poner sus huevos y que allí nazcan nuevos mosquitos, en especial en nuestras casas y sus alrededores”.

“Destruir todo tipo de recipientes inservibles como latas, botellas, llantas, cubiertas y cualquiera que puedan almacenar agua en su interior; o bien cuando se trata de objetos que se utilizan diariamente como baldes, tanques, cisternas, floreros, bebederos de mascotas, o cualquier otro en el que se recolecte agua lo fundamental es mantenerlos tapados herméticamente, o boca para abajo”, ilustraron los brigadistas a través de descripciones gráficas y explicaciones teóricas.

Añadiendo en tal sentido que “Cada día debemos tomarnos un ratito y turnarnos todos los de la familia, un día cada uno para recorrer la vivienda, el patio, la vereda y también si tenemos algún baldío al lado para eliminar todos los objetos que están tirados adonde los mosquitos puedan quedarse a vivir. Lo importante es colaborar entre todos para cumplir con las recomendaciones ya que si no hay mosquitos tampoco habrá enfermedad de dengue”.

Finalmente, se refirieron a las demás medidas que deben acompañar, entre las que se nombraron: la aplicación de repelentes para evitar las picaduras “que debe renovarse cada dos o tres horas”. También colocar telas mosqueras en puertas y ventanas e insecticidas de uso doméstico (espirales, tabletas, spray, aerosoles) para impedir el ingreso y ahuyentar al insecto de las casas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here