Arduo trabajo contra el dengue en toda la provincia

Compartir

El Gobierno de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, con la colaboración de los municipios locales y otras instituciones del Estado provincial, continúa intensificando las tareas que abarcan la lucha contra el dengue en todo el territorio.

Esto se lleva adelante a través de un amplio trabajo que se dispone, por medio de los brigadistas sanitarios en las distintas localidades, el cual abarca  “medidas para el control focal y el diálogo con los vecinos para explicarles de manera detallada cuáles y cómo deben hacerse los cuidados en las casas, enseñándoles paso por paso”, precisaron desde la dirección de Saneamiento, Bromatología y Zoonosis de la cartera de salud provincial.

De esta manera, múltiples trabajos están siendo realizados en diferentes puntos, donde los operadores sanitarios visitan los barrios, casa por casa, atacan principalmente los criaderos de mosquitos, con la colaboración de los vecinos para que vean y pongan en práctica, ellos mismos, las medidas preventivas.

Hicieron notar que los cuidados que se difunden y aplican apuntan a eliminar al mosquito en fases tempranas, es decir, antes que se convierta en un mosquito adulto, cuando desarrolla alas, vuela y pica, pudiendo así transmitir la enfermedad de una persona enferma a otra que está sana por medio de una simple picadura.

“Ya estamos en temporada de alta humedad porque se presentan con más frecuencia los días de lluvia, y este es un ambiente propicio para la proliferación de los mosquitos”, señalaron. 

“Por eso, les pedimos a los vecinos que presten atención, recorran sus patios, eliminen los recipientes que no usan y que pueden convertirse en criaderos. Que tapen los que no pueden eliminarse para impedir que allí se alojen los mosquitos, o los coloquen boca abajo o bajo techo para que no junten agua y le sirvan de reservorio al insecto”.

Mencionaron que en la visita a los domicilios, los técnicos brindan detalles de cómo deben tratarse cada uno de los recipientes, fumigan los patios y los alrededores de las viviendas, recolectan los residuos y cacharros que se encuentran tirados y muestran cómo debe colocarse el larvicida para que sea lo más efectivo posible a la hora de matar las larvas.