Ponderan obras hídricas concretadas merced a la “planificación estratégica” del gobernador Insfrán

Compartir

La localidad de Riacho He Hé se transformó en un verdadero polo productivo gracias al aprovechamiento del vital líquido, proveyendo con diversos productos de las chacras de los paipperos al Plan Alimentario Nutrir

Al poner en valor la reactivación del riacho He Hé, Rubén Solalinde, intendente de esa localidad, hizo notar que las obras hídricas materializadas en el marco del Modelo Formoseño “son fruto de la planificación estratégica” del gobernador Gildo Insfrán.

En declaraciones recogidas por AGENFOR, manifestó que ante la pandemia “seguimos adelante con las distintas acciones, tareas y responsabilidades propias del Municipio tratando de cumplir siempre con la labor diaria que nos encomendó el pueblo dentro del Modelo Formoseño que lleva adelante el gobernador Insfrán”.

A su vez, al aludir a la sequía, resaltó la obra de reactivación del riacho He Hé. “Si uno tuviese que medir la importancia hasta faltarían adjetivos calificativos, porque decir ‘maravilloso’, ‘único’ o ‘milagroso’ es quedarse corto. Pero si utilizo la palabra ‘milagro’ es como decir que es casual y esto no lo es; es fruto de una planificación estratégica del gobernador Insfrán de realizar las obras hídricas en su momento, pensando en que estas situaciones en algún momento podrían afectar a los pueblos”.

Argumentó ello al remarcar que “no solamente en Riacho He Hé nosotros estamos felices y contentos por tener un caudal hermoso que hoy es vida. Esa es la palabra, vida, porque nos permite sostener el agua para poder utilizarla en la planta de agua potable, para que nuestros productores tengan el líquido necesario para sus cultivos y sus animales, así que el valor es realmente incalculable”.

“Todo esto es fruto del Modelo Formoseño, que realiza los trabajos y las obras previendo las posibles cosas que puedan pasar y esta situación de sequía es una de ellas”, apuntó el jefe comunal.

Puso de relieve que en la localidad “el registro en ocho meses es 350 milímetros (de agua caída), es decir que tenemos a veces lluvias de 20 o 30 milímetros. Es una sequía histórica y si no fuese por el riacho He Hé lo digo sencillamente no sé si lo hubiésemos pasado, porque fue nuestra salvación”.

En esa línea, subrayó que “los riachenses estamos muy agradecidos con el Gobernador por esa obra tan fundamental que tanto valoramos. Hay que decirlo y contarles a las nuevas generaciones que todo esto no es fruto de la casualidad, sino que es un plan estratégico previsto para situaciones como esta”.

Sistema regulable

En ese sentido, el intendente Solalinde recordó que “hemos padecido excesos hídricos en estos últimos tiempos, con lo cual a veces no nos damos cuenta de la verdadera importancia de estas obras hídricas, pero justamente están diseñadas y planificadas para cuando viene la otra parte, que es la que ahora estamos sufriendo, que es la sequía, que la podemos paliar gracias a que el riacho He Hé tiene agua”.

Abundó diciendo que se trata de “un sistema especial para poder cuidar el vital líquido, ya que tenemos 19 compuertas en toda la jurisdicción de Riacho, lo cual nos posibilita ir ‘represando’ o cuidando el caudal para las diferentes colonias y zonas de la localidad, a los fines que ingresen tres millones de metros cúbicos diarios de agua a la represa y para que los productores la puedan utilizar”, enfatizando por último que “se trata de un sistema regulable, hasta eso está planificado”.