La provincia aumenta recursos propios para mantener planes cercenados nacionalmente

Compartir

El subsecretario de Hacienda, Miguel Antinori, trazo un escenario sombrío acerca del escenario que se avecina a partir de decisiones políticas nacionales, como la interrupción de recursos para componentes del salario docente. Incluso advirtió el riego de otros planes y programas a los cuales la provincia debe aumentar de maneras progresiva afectar recursos propios para su mantenimiento.

Tras confirmar el cumplimiento al pago simultáneo del salario de junio y medio aguinaldo del primer semestre a la totalidad de los agentes de la administración pública provincial, tanto pasivos como activos, aclaro que en el caso de los docentes se incluyo a aquellos de instituciones de gestión privada y otros conceptos para este escalafón como el de los ítems Incentivo General, Material Didáctico y Garantía Salarial 2018.

Aclaro que en este último concepto el “estado nacional redujo su aporte respecto a dos años atrás y la provincia con recursos propios cubre ese desfase que está en el orden del 70% a fin de garantizar el salario mínimo previsto para el escalafón docente”.

Indico asimismo que el presupuesto provincial en el rubro personal significa un 53% en términos nominales, incluyéndose recursos para “asistir al déficit previsional dado que estamos en un proceso de negociación a fin de que de cumplimiento al aporte del año 2017”. “Pese a estar pendiente esta instancia administrativa la provincia sigue suplementando con recursos propios”, afirmo.

 

La política marca el rumbo

 

Adhirió el subsecretario a las palabras del gobernador Insfran en cuanto a que “la política es la que marca el termómetro del rumbo económico”. Expuso que el titular del Poder Ejecutivo provincial

“desde siempre descarto en absoluto despidos del recurso humano. En todo este tiempo la provincia sostuvo la dotación de agentes, incluso la incremento en áreas como el de seguridad, docente y salud, que tienen una dinámica propia producto de una creciente infraestructura y la demanda social”, significo.

“O sea estamos ante buna suerte de contra idea a lo que pauta la política del ámbito nacional”, expuso en directa referencias a la ola de despidos en esferas del ámbito federal.

 

Opino Antinori que “difícilmente cambie el rumbo económico si de antemano no se modifica la idea matriz impregnada de un contenido ideológico contrario a postulados que defendemos en la provincia”, advirtiendo que “acudir al FMI es perder la independencia económica, ahora ya no marcamos la política, sino que nos marcan”.

“El cambio de hoja de ruta en lo ideológico es fundamental. Fíjese que en una situación muy compleja como la actual, los grandes actores económicos deberían hacer aportes adicionales, pero en cambio se ataca a recursos humanos como empleados públicos nacionales que en absoluto son responsables del déficit”, afirmo.

 

Más recortes

 

Para el subsecretario de Hacienda en todo este esquema también “las provincias somos como el pato de la boda en esto de hacer creer que somos las responsables del déficit consolidado”.

En esa línea advirtió que “se habla de recortes de transferencias no automáticas a provincias. Y para el próximo presupuesto se anticipa la interrupción de previsiones vinculadas a recursos para el Fondo de Incentivo Docente, la Garantía Salarial  y Material Didáctico, además de programas de salud. Hoy estos conceptos se reciben de manera menguada, por lo que entendemos que la etapa que se viene es la interrupción total de los mismos”.

Incluye en el listado de planes afectados al PROFE, fondos para los módulos alimentarios que reciben las familias de pueblos originarios, comedores escolares que la provincia está sustentado cada día en mayor porcentaje e incluso incorporo el servicio al nivel Secundario con fondos propios.

Además del ordenamiento de las cuentas fiscales, destaco Antinori “la decisión política del gobernador Insfran en las importantes inversiones para no afectar planes y programas cuyo financiamiento es cercenado por el estado nacional”, afirmando que “el panorama no es favorable ante un programa económico muy endeble, realmente hace mucho no se ve una situación de este tipo que da pavor”.

 

Una matriz hacendal

 

Por otra parte, el subsecretario destaco la “matriz de gestión provincial que tiene como característica hacendal un presupuesto sustentado en una lógica en una programación de la ejecución de los créditos y previstos en términos plurianuales”. Indico que “las partidas tienen una asociación programada en el año, fundada en la prudencia en la estimación y una férrea gestión en los créditos, que es la variable que podemos manejar las provincias”.

 

“Y es que los recursos muchas veces están sujetos a vaivenes o volatilidad en cuanto a subas y bajas en términos nominales y reales. Esto le permite al estado provincial una consecución de 16 años ininterrumpida –vamos por el 17- de una gestión ordenada. Por supuesto, de antemano hubo todo un ordenamiento administrativo que permite un escenario encuadrado en procedimientos sustentados en normas legales. Es una hoja de ruta a la cual nos ceñimos estrictamente en conductas y parámetros que se fijo y se viene cumpliendo desde la gestión del gobernador Gildo Insfran”, expuso.

Significo la “gestión de cuentas fiscales ordenadas y con un porcentaje de deuda de mínimo impacto en lo que es servicio de atención anual vinculado a la amortización de intereses. Las erogaciones que se proyectan tienen su financiamiento garantizado”, y a modo de ejemplo conto que “comenzamos a previsionar lo que será el SAC del segundo semestre del año a ser abonado en el mes de diciembre”.

Acentúo que “todo esto nos hace tener ejercicios consecutivos superavitarios y la generación a la par de procesos de acumulación de fondos anti-cíclicos que permiten absorber situaciones de decrecimiento de recursos, que no impactan en planes de obras, la cofinanciación de planes sociales y sostener los compromisos con los agentes estatales”.

Indico asimismo el reaseguro del funcionamiento del estado pautado en un 18% como parámetro sostenido en el tiempo.

“Desde ahí podemos decir que un 57 a un 58% esta direccionado a la finalidad servicios sociales, un 12 a 13 por ciento a servicios de infraestructura, un 5 a 6% para seguridad. O sea que no pegamos barquinazos,  hay parámetros previsibles y la regularidad en toda la administración pública”, concluyo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here