De la Rosa: “No son mediáticas las denuncias contra Macri, las pruebas están”

Compartir

La semana pasada, la Oficina Anticorrupción (OA) denunció al expresidente Mauricio Macri por presunto enriquecimiento ilícito por omisión maliciosa en sus declaraciones juradas. También le imputa el posible lavado de activos relacionados con una operatoria que sería ilegítima entre su “Fideicomiso Ciego” con la empresa Agro G S.A.

La denuncia penal radicada por el organismo a cargo de Félix Crous recayó en el Juzgado de la jueza María Servini. La conducta descrita en dicha acusación está prevista en el artículo 268 del Código Penal, y reprime con pena de prisión de 15 días a dos años e inhabilitación especial perpetua, a quien estuviere obligado en razón de su cargo a presentar una declaración jurada patrimonial y maliciosamente falseare u omitiere.

Además, la OA dispuso “remitir a la Unidad de Información Financiera (UIF) copia de la documentación, para su conocimiento e intervención según su competencia, ante la posible existencia de maniobras constitutivas de la figura típica contemplada y sancionada en el Código Penal” como es el lavado de activos.

Al respecto, la licenciada Graciela de la Rosa, auditora general de la Nación, en declaraciones a AGENFOR, manifestó que “es increíble cómo vamos tomando conciencia de que fuimos gobernados por un Gobierno de ricos que sólo vino a hacer más plata con los argentinos”. 

“A partir de distintas auditorías que hicimos se puede advertir que el conflicto de intereses, como llaman a una de las cuestiones fundamentales de corrupción que ocurrieron en el Gobierno de Macri, han pasado no sólo con él, sino con la mayoría de sus funcionarios”, expuso la funcionaria. 

Los mismos “estaban de los dos lados del mostrador”, es decir que “en uno eran funcionarios nacionales y en el otro tomaban decisiones con respecto a sus empresas”. 

En ese sentido, esclareció diciendo que “estamos hablando de empresas energéticas por una parte y por la otra, funcionarios tomando decisiones con respecto a las tarifas”. 

“Esas cuestiones están saliendo a la luz y van a seguir haciéndolo”, sostuvo a esta Agencia, entendiendo que ello “nos da una idea de qué ha pasado en estos últimos cuatro años”. 

Pandemia macrista 

A su vez, De la Rosa reprobó que “han dejado un país destrozado, con menos riqueza que el que recibieron en el 2015. Hicieron caer el PBI, el ingreso real de los argentinos y aumentaron la pobreza en 10 puntos”. 

Tajante, no dudó en calificar a todo ello como “la pandemia macrista”, ya que también sumó el incremento de la inflación y el endeudamiento externo contraído con el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

“El financiamiento de deuda externa fue algo nunca visto en la historia argentina”, fustigó, ya que “tomaron todo el dinero que pudieron para hacer uno de los peores Gobiernos que ha tenido el país”. 

En ese marco, “hay delitos concretos”, afirmó, apuntando que la Oficina Anticorrupción denunció a Macri por supuesto enriquecimiento ilícito.

“Las pruebas están, porque la OA hace una denuncia concreta sobre la falsedad de una declaración jurada pública porque el expresidente Macri no declaró todos sus bienes, sino la mitad”, enfatizó. 

Explicó que “esa denuncia comienza cuando descubren que en ese famoso fideicomiso ciego Macri declaró una cantidad menor de acciones que tenía en una de las empresas. Y está documentado que tiene más acciones en dicha firma que, a su vez, era accionaria de otra empresa que es como fantasma, ya que estaba conformada por exfuncionarios de su Gobierno y parientes del exjefe de Gabinete, Marcos Peña”. 

En virtud de esa operatoria, “Macri recibió más de $50 millones”, indicó la auditora, quien marcó que esto se relaciona con el lavado de activos, por lo cual “también fue denunciado por un blanqueo de capitales”, puesto que “no se sabe el origen de los fondos”. 

Para De la Rosa, “en este marco hay un enriquecimiento ilícito que ya se denunció”, con lo cual “se van sumando todas estas denuncias que no son mediáticas, sino que las hace la Oficina Anticorrupción y otros organismos que tienen que ver con la corrupción en la Argentina y todo está en la Justicia, que es la que determinará qué ha pasado realmente con todas estas cuestiones”, finalizó.