Ambiciosos e innovadores proyectos en desarrollo

Compartir

“Las proyecciones indican que en los próximos cuatro años, Formosa superara las 20 mil hectáreas de arroz. El gobierno provincia ha generado las condiciones en infraestructura y logística para que así ocurra, y el sector privado se sumo al desafío con importantes inversiones”, exponen coincidentes empresarios arroceros.

La historia de la producción arrocera en la provincia muestra altibajos y una variabilidad de superficie cultivada que superaron las 15 mil hectáreas y caídas a menos de 2 mil.

A partir de ese escenario “el estado provincial asumió el desafío en dotar de las condiciones para que esta producción tenga una mayor estabilidad en el tiempo, surgiendo así el plan arrocero orientado a garantizar la disponibilidad de energía eléctrica a los establecimientos”. Esto pensando en “bajar costos respecto a lo que demandaban los sistemas de bombeo con maquinas abastecidas a combustibles”, señalándose que  se sumo el pavimento de la ruta 9, columna vertebral de la zona arrocera sur, la infraestructura para el traslado de las aguas a los campos y una infraestructura eléctrica dotando a la zona de energía en cantidad y calidad.

Adicionalmente se propiciaron políticas públicas tendientes al crecimiento de la preparación y transformación de los granos localmente, en el entendimiento de que se constituye en una necesidad a fin de dotar de rentabilidad a la producción arrocera. En ese sentido se significa que en los últimos años se amplió la capacidad de secado y de molienda.

“Los nuevos emprendimientos encuentran en Formosa las condiciones para producir con los más bajos costos del país y para la instalación de establecimientos industriales para el acondicionamiento, almacenamiento e industrialización del grano”, se pondera.

 

“MSU a gran escala”

 

Uno de los ambiciosos proyectos es el que desarrolla el grupo “MSU” en La Emilia. Esta que es una de las principales empresas de siembra del país ha cubierto todos los pasos legales pertinentes en función del Plan de Ordenamiento Territorial tiene previsto desarrollar unas diez mil hectáreas de arroz, aunque ya tuvo muy buenos resultados en las primeras 1650 hectáreas cosechadas con una recolección que alcanzó los 8.350 kilos secos de arroz, calificada como “un muy buen rendimiento”.

Agustín Garat, gerente de MSU, expone los alcances de este proyecto arrocero en escala, situado a 40 kilómetros al norte de nuestra ciudad (entre Mojón de Fierro y Colonia Dalmacia, abarcando desde la ruta nacional 11 al rio Paraguay).

“Se habilitaron unas 11 mil hectáreas, de las cuales de uso neto de arrozales son alrededor de 10 mil hectáreas”, precisa, destacando los potenciales del campo plano, el clima apto y  disponibilidad de agua con el rio Paraguay y energía eléctrica merced a la inversión del Estado provincial para abastecer de energía eléctrica a través de la línea de 33 Kilovoltios.

Han intervenido con obras de magnitud en toda la zona, como “una estación de bombeo fija contigua al rio Paraguay ya dimensionada para regar la totalidad de la Emilia. Se instalaron tres bombas suecas y con capacidad de poco más de 2 metros cúbicos por segundo cada una, es decir que estamos en condiciones de bombear más de 6 metros cúbicos por segundo. En total se estarán instalando once bombas”, expuso Garat, comentando que  tienen 26 trabajadores, los cuales fueron de manera progresiva adquiriendo capacidades para trabajar en este tipo de producción.

Explica que “el proyecto en una etapa más avanzada es instalar una secadora, una planta de silo y un molino en Formosa”, o sea avanzar en todo el desarrollo de los diferentes eslabones de la cadena.,

Se recrea así un nuevo polo de producción de arroz ya que la mayoría de las empresas dedicadas al cultivo están establecidas en el sudeste del territorio, aprovechando las aguas del río Bermejo.

 

Un nuevo paradigma: El pacú

 

Un nuevo paradigma con un horizonte cuyas dimensiones son optimistas pero aun difíciles de dimensionar, es la que se abre con la rotación entre la producción arrocera y la piscicultura a través del pacú.

Eduardo Meichtry, de “PLP Group”, es parte de esta firma de productores arroceros de muchos años en la vecina Chaco, aunque vinculado a nuestra provincia en el manejo de genética de arroz y, en los últimos tiempos al incorporar la piscicultura.

Aspiran a consolidar a futuro una zona núcleo donde se mixture la producción arrocera con la cría de pacú, para lo cual están avanzando en un paso más con el  desarrollo de la cuenca sur, contigua al rio Bermejo, y dice tener las mejores expectativas.

En Chaco tienen 3800 hectáreas en producción, agregando la fase de pos-cosecha de acondicionamiento y procesamiento, y su “desembarco” en Formosa apuntando a otras 2300 hectáreas.

Cuenta los desafíos y entusiasmo de incorporar la producción piscícola en el Chaco en base a la experiencia desarrollada en Formosa. “Tenemos un proyecto de hacer una cuenca que incluya a toda la región con estas dos actividades productivas combinadas, para llegar a un trabajo de agregado de valor e industrialización”.

Indico que a partir de la relación entablada con el ingeniero formoseño Néstor Gromenida se fue consolidando el proyecto de “integrar estas dos actividades que tienen una lógica productiva y de sustentabilidad, donde ambas se benefician”.

“Conocimos a la franja sur formoseña sin electricidad, sin pavimento, con lo cual era muy difícil producir. Hoy toda esta zona esta transformada, se revirtió por completo esas carencias y la provincia realmente ha previsto un desarrollo importante a partir de una ruta 9 asfaltada, energía eléctrica en cantidad y calidad suficiente”, pondera, y admite que fueron incentivos para su radicación en territorio formoseño.

Miguel Araujo, productor agroindustrial de Villa Escolar, de familia de arroceros correntinos, luego de varios ciclos -hace ya dos décadas- con altibajos en la  zona norte de la provincia, ahora está produciendo entre 800 y 1000 hectáreas desde 2004 en el sur provincial. Sera el primer año en que junto a su secadero tengan su molino funcionando y poder terminar el 100% de su producción.

“Si el clima nos acompaña y podemos andar sobre los 6500 kilos por hectárea les expectativas de mejorar respecto a los dos últimos años donde la naturaleza y los precios internacionales no nos ayudaron”, sostiene.

Aunque se muestra optimista, a partir de que están dadas las condiciones, para que el sector arrocero vaya consolidándose en la provincia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here