Críticas a la desnacionalización de Vialidad Nacional

Compartir

El Gobierno Nacional creó por decreto la sociedad anónima “Corredores Viales” para construir y mejorar rutas, una medida que terminará con las funciones asignadas a los distintos distritos que Vialidad Nacional posee en el país y a la cual no escapa nuestra provincia.

“La decisión se tomó a través de una resolución del ministerio de Transporte, publicado el día miércoles 4 de octubre en el Boletín Oficial y causa honda preocupación en los sindicatos que agrupa a los empleados de Vialidad Nacional”, expuso la Defensoría del Pueblo.

Según lo dispuesto, “Corredores Viales” tendrá por objeto “la construcción, mejora, reparación, conservación, promoción, ampliación, remodelación, mantenimiento, operación, financiación, administración, explotación y prestación de servicios al usuario, en trazas, rutas, autopistas, accesos, corredores y cualquier otra red vial de jurisdicción nacional, y el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones resultantes de toda concesión con cobro de peaje que se le confiera.

El Gobierno Nacional, justificó la creación de “Corredores Viales” al considerar que es “prioritaria la construcción de obras de infraestructura vial y la consolidación de la red de caminos, rutas, autopistas y accesos que conecten a las distintas regiones del país de manera segura y previsible”.

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Formosa, se consideró que ésta medida pone en riesgo las funciones que el Estado Nacional, tiene en todo lo que respecta al desarrollo vial y se ha apelado para la viabilidad de esta acción, a las leyes de emergencia de 1990 que ya no están vigentes, y que se usaron para destruir Vialidad Nacional.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, advirtió que “a partir de ahora la Dirección Nacional de Vialidad, pierde una serie de facultades legales y al mismo tiempo, las organizaciones gremiales también dejan de tener participación, ya que en adelante suplirá sus funciones la sociedad concesionaria”.

Siendo grave que la normativa también prevea que esta nueva sociedad quede fuera de los controles obligatorios para cualquier ente estatal: “No resultan aplicables a “Corredores Viales S.A.”, las disposiciones de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos Nº 19.549 y sus modificatorias, del Régimen de Contrataciones de la Administración Nacional, establecido por el Decreto Nº 1023 de fecha 13 de agosto de 2001 y sus modificatorios, de la Ley de Obras Públicas Nº 13.064 y sus modificatorias”.

“En este contexto, y en atención a la existencia de una nueva empresa “Corredores Viales”, que viene en cierto modo a reemplazar a Vialidad Nacional, le hemos peticionado al actual ministro de Transporte Guillermo Dietrich, que le otorgue prioridad a la construcción de las obras sobre rutas nacionales que surcan nuestro territorio”, expuso el ombudsman.

Esencialmente se pidió el acondicionamiento y posterior reemplazo con todas las medidas se seguridad vial, de los puentes del Riacho San Hilario y el denominado Puente Blanco, ambos sobre la Ruta Nacional Nº 11, y en este mismo contexto dada la altísima transitabilidad que tiene esta traza desde Formosa hasta Clorinda, el Organismo de la Constitución, requirió,  que el tramo que va desde nuestra Capital hasta Clorinda, llegando inclusive hasta la frontera con el Paraguay, se convierta en una autopista que permita contener tanto el tránsito del transporte de cargas, como así mismo el de vehículos livianos; esta obra beneficiara el comercio interprovincial e internacional con el Paraguay, al mejorar las condiciones de transitabilidad, aumentar la seguridad vial, disminuir los costos y tiempos del transporte de carga que circula por la zona, también promoverá el desarrollo y la integración con las otras rutas de la provincia para potenciar la industria y economía de la región NEA. La duplicación de la calzada que actualmente se está haciendo: Cruz del Norte – Virgen del Carmen (6KM), Tatané – Formosa ( Sección I – 20 kilometros) y Tatané – Formosa ( Sección II – 10KM), reducirá tiempos y costos pero necesitamos transformar la Ruta Nacional Nº 11 hasta Clorinda y de allí hasta la frontera con el Paraguay en una verdadera autopista.

Al requerimiento se le sumó la necesidad imperiosa de contar en todo el recorrido de la Ruta Nacional Nº 81, con las balanzas respectivas de manera que los camiones de cargas extranjeros, respeten las normativas vigentes y no terminen destruyendo nuestras rutas.

Por último, se hizo mención a la necesidad de reparación de la Ruta Nacional Nº 95, ya que su destrucción sobre todo en la zona de Subteniente Perín, es en la actualidad muy marcada y constituye todo un peligro para la seguridad vial de quienes transitan la misma.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here