Destacan la planta liofilizadora con la que cuenta Nutrifor

Compartir

La gerente de la planta liofilizadora de Nutrifor, la nutricionista Raquel Valdez, comentó sobre este método de conservación y acerca de cómo trabajan desde la fábrica. 

En testimonios recopilados por la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) explicó que el método es de alta tecnología y “se basa en la deshidratación del producto por medio de la sublimación del agua, luego se congela el producto a menos de 30 grados para posteriormente pasar a una cámara de secado durante unas 28 horas al vacío”. 

Continuó exponiendo que “de esta manera se logra que el producto conserve, tanto el valor nutricional, como las características del sabor, el color, olor y que es lo que hace que sea diferente a otras tecnologías”. 

Es así que realzó a la planta liofilizadora, especificando que “la elaboración del producto tiene varias etapas de procesos”. 

De esta manera, manifestó que “se recibe la materia prima, que puede ser frutas o verduras provenientes de los pequeños productores paipperos del interior provincial”. 

Y continuó detallando que “la primera etapa es la de lavado y desinfección de esta fruta o verdura, luego continúa el procesado y cocción (para aquellos que lo requieran) y de ahí pasa a la liofilización –congelación y secado- y por último al envasado individual”. 

Finalmente, señaló que “pasa por Bromatología, organismo encargado de realizar la evaluación y aprobar el producto para después efectuar el Registro Nacional del Producto (RNPA)”. 

Por otra parte, la licenciada en nutrición Elizabeth Risso Patrón, perteneciente al Área de Desarrollo de Productos, se refirió a los snacks que se elaboran, comentando a esta Agencia que “la idea nació para que los niños puedan llevarlos a la escuela y así consumir una fruta durante el recreo y completar la colación saludable”. 

A su vez, habló de los cereales, subrayando que “nos aportan hidratos de carbono complejos”. 

También, indicó que la empresa está colaborando con el almuerzo de los estudiantes, refiriéndose en específico a la “elaboración de la salsa boloñesa que se hace en menos de 10 minutos”. 

“No tiene sal, porque la idea es que esté adaptada a las diferentes poblaciones, como hipertensos y diabéticos y así cada uno le puede agregar a su gusto” o bien consumirla sin este agregado, amplió. 

Finalmente, esbozó que “esta acción es llevada de manera conjunta con el Ministerio de Cultura y Educación de la provincia”.