Ibáñez dijo que nadie salió adelante con toda receta que impuso el FMI

Compartir

“El momento es muy difícil, la mayoría de los argentinos estamos sumamente preocupados”, expuso el ministro de Economía, Jorge Ibáñez,  y aclarando de antemano no querer ser pájaro de mal agüero, sostuvo que “nadie salió adelante con las recetas impuestas por el Fondo Monetario Internacional”.

Advirtió que “esta crisis financiera pareciera no tener techo. Hoy lo primero que hacemos a la mañana es prender la televisión y ver qué pasa con el dólar, las lebacs, la tasa de interés, para concluir en que cada día la cosa esta peor”, afirmando que “lo más grave es que todo esto que pareciera ser cuestiones de los bancos y economistas que se pelean para ir a los canales de televisión a opinar, pega muy fuerte en el bolsillo de la gente porque se va a trasladar a los precios de las cosas, fundamentalmente en comestibles y medicamentos”.

“Todo esto se trasladara a las tarifas, porque desgraciadamente en nuestro país las mismas prácticamente se han dolarizado. Tanto en los combustibles líquidos como las naftas y gasoil, y la luz”, amplio el ministro, insistiendo en que “es eso lo realmente preocupante, ya que no vemos medida alguna que se tome y pueda enderezar este rumbo”.

Revelo a modo de diagnostico que “los que ya tenemos varios años encima sabemos que cada vez que el Fondo Monetario Internacional, como un médico que atiende a un paciente, le dio una receta al país, desgraciadamente el enfermo empeoro. Pero no empeoran los grandes bancos o financistas, sino los trabajadores, el jubilado, las pymes, los más vulnerables, los que menos tienen, y llegado el momento que el enfermo está en una crisis terminal te sueltan la mano y se regresa a Washington”.

“Todo esto ya ocurrió antes en el país. No es ciencia ficción”, afirmo.

Tras dejar en claro que “no queremos ser pájaro de mal agüero y decir que esto volverá a ocurrir”, pero se mostro convencido que “ninguna receta del FMI es solución a las crisis, y menos a las de tipo financiera. Es que significa ajuste, recesión, menos agentes públicos, menos empresas del estado, menos trabajo, más desocupación e  inflación”.

Renovó su pensamiento al sostener que “no existe país del mundo que haya salido adelante de la mano del FMI a través de alguna propuesta productiva, o de apoyo al mercado interno y propendiendo a un mayor consumo. Es todo lo contrario”.

Indico que “Grecia es uno de los últimos ejemplos de una crisis financiera, económica y social, y de un salvataje del Fondo Monetario Internacional. Y es que el fondo no fracasa, defiende otros intereses, da una garantía a los inversores financieros, pero no garantiza trabajo a los argentinos, y sus recetas pasan por el ajuste y más achique”.

“Soy un convencido que el FMI no es la solución”, reafirmo, para exponer que  “si el gobierno cambia el rumbo, escucha otras voces, y bueno una luz de esperanza habrá. Pero con los mismos condimentos (por haber llamado a Domingo Cavallo) la comida tendrá el mismo sabor”.

Finalizo alertando que “el día martes 15 es una jornada crítica. Si solo un tercio de los tenedores de lebacs dicen que no quieren el 40% (cuando la limosna es grande hasta el Santo desconfía) y piden su moneda para pasarse al dólar, y bueno puede darse una situación muy delicada”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here