Desde el gobierno saludan a los agricultores y ratifican acompañamiento al sector productivo

Compartir

Este 8 de septiembre se celebra el Día de la Agricultura y del Productor Agropecuario, por lo que el ministro de la Producción y Ambiente, doctor Raúl Omar Quintana, considero propicio “rendir homenaje a todos los agricultores- productores agropecuarios y forestales que con su trabajo y esfuerzo construyen la grandeza de nuestra patria que tiene, en la agricultura, una de sus principales fuentes de desarrollo”.

En la misma línea es que ratificó “nuestro apoyo y acompañamiento”, aludiendo a que “desde el mismo inicio de la gestión del doctor Gildo Insfran se partió del concepto que el agricultor no era un componente social aislado sino un integrante de la comunidad rural organizada”. Afirmo que “esto no solamente permitió avanzar hacia la evolución integral de las actividades productivas sino que permitió que se pusiese en marcha un modelo revolucionario que ha sido destacado y adoptado por su relevancia socioeconómica en diversos puntos del país y de la región”.

Afirmo el ministro que “el estado provincial y su sostén ideológico eminentemente popular, social, humanista y cristiano se convirtió en protagonista activo de ese cambio y logró darle la igualdad de oportunidades al más pequeño de los estratos productivos para lo cual gestó el PAIPPA, una sigla que identifica a los que hasta su lanzamiento fueron los eternos olvidados y excluidos de todas las actividades económicas y sociales”.

Abundo en este marco subrayando que “ese sector de los pequeños y medianos productores se convirtió en un ejemplo para todo el componente rural ya que no solamente que se propició su inclusión sino que se logró que consiguiese lo que movilizó la lucha de sus dirigentes tenaces como fue la propiedad de la tierra que cobró valor con un plan que posibilitó el fortalecimiento de la infraestructura básica para el desarrollo y sus cuatro patas esenciales como han sido las rutas, la energía, el manejo de los recursos hídricos y las comunicaciones”.

Además, expuso que “el PAIPPA avanzó en la realización plena de la familia campesina con la construcción de la vivienda rural en la misma chacra de los productores, la escolaridad primaria y secundaria y la recreación de una conciencia asociativa para que se comprenda que la unión hace la fuerza y mejora los réditos económicos del esfuerzo en el cada vez más competitivo mercado”.

Indico asimismo Quintana que “con el paso del tiempo el estado, el Gobierno y los productores no fueron los únicos protagonistas de esta avanzada revolucionaria que está a la vista,  sino que dio paso a la participación de los integrantes de las organizaciones libres del pueblo y sobre todo de los municipios, legisladores provinciales y comunales, quienes lejos de ser meros espectadores, se convirtieron en partícipes de ese proceso de cambio que hoy se puede reconocer con características visionarias porque se ha logrado que  todos los estratos de la producción y en especial a los de los más pequeños puedan tener acceso a las herramientas fundamentales de la modernidad que son la ciencia y la tecnología”. Puso énfasis en subrayar en este marco a organizaciones de productores como DEPROA, Movimiento Agrario Formoseño, Federación Agraria, sociedad rurales, asociaciones de pequeños productores y los consejos de profesionales y la misma Universidad de Formosa.

Considera que “desde el modelo formoseño y desde el Plan Estratégico Formosa 2015, el gobernador Gildo Insfran ha generado las condiciones para que se registre  un auténtico desarrollo productivo con inclusión social, de la mano de una esperada diversificación y con miras a una real y equitativa distribución de la riqueza”.

 

Garante de la soberanía alimentaria

 

“Una soberanía alimentaria entendida como el derecho de los pueblos a alimentos accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, pone a quienes producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas”.

Afirmo que “se trata de producir, pero también de cuidar los recursos, de trabajar y de preservar ese bien tan preciado que es el suelo. Debemos ser dinámicos y creativos para lograr la mejor versión de nosotros mismos, como también ser capaces de adaptarnos, evolucionar y encontrar las mejores respuestas ante los nuevos y constantes interrogantes que emergen dentro de la comunidad”.

Aquí subrayo la relevancia de la tecnología en el desempeño de las actividades productivas, afirmando que “también se traduce en una política de inclusión social al permitir el acceso y disfrute de las mismas a pequeños y medianos productores. Los INTA y los CEDEVA, los programas de validación, las jornadas de capacitación, los equipos de extensión, entre tantos otros, constituyen las herramientas con las cuales transferimos al productor los conocimientos”.

 

Pioneros en la agricultura familiar

 

Recordó que “en Formosa se ha partido de un profundo conocimiento de la realidad local, concluyéndose que no todos los productores son iguales, en términos de capacidades económicas, técnicas o de acceso al financiamiento, por lo que hemos dispuesto políticas diferenciadas que lleguen a los estratos de pequeños, medianos y grandes productores”. En este sentido, destaco que “la conducción del doctor Insfran permitió ser pioneros en el abordaje de la agricultura familiar bajo el concepto revolucionario del PAIPPA que sitúa al productor y su familia como sujeto principal de la acción del Estado; sin excluir por ello las acciones dirigidas a los medianos y grandes”. Añadió que “esto porque hemos entendido que en nuestra provincia hay lugar para la coexistencia armoniosa y sinérgica de los distintos sistemas productivos.

El desafío es atender al sector que representa el 90% de la totalidad del universo productivo y que es responsable de la generación del 60% del total producido por el sector agrícola de la provincia”.

Insistió en marcar que “nuestra política apunta a la diversificación, en distintas formas de aprovechamiento de las bendiciones de nuestra tierra, aplicadas bajo la administración sustentable de los recursos naturales, incorporando en su centro al productor de alimentos”.

Enfatizo Quintana que “las políticas productivas y sociales impulsadas por el Modelo Formoseño, han otorgado al productor un lugar de privilegio, devolviéndole autoestima y confianza, mostrándole las potencialidades y fortalezas que anidan en él, en su grupo familiar y en su comunidad”, de ahí su insistencia en que “la propuesta Paippa fue la que nos refresco el concepto de comunidad: Aquello que es propio de todos¨ y organizada porque si bien es de todos, también la solidaridad, el compromiso y la responsabilidad es de todos”.

Sobre el final, significo que “una Formosa integrada desde el punto de vista social y territorial, no solo satisface necesidades de desarrollo económico de la provincia. Detrás de los kilómetros de pavimento construido, más allá de las obras de infraestructura eléctrica, del manejo de los recursos hídricos, de las escuelas, de los hospitales, se encuentra el individuo, el hombre de carne y hueso como destinatario central. Todos estos son instrumentos para la realización de cada uno de los formoseños, artífices de su propio futuro, gestores y administradores del bien más preciado de todo hombre: libertad”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here