Laformed avanza en la lucha contra el dengue con la producción de larvicidas y repelentes

Compartir

Desde el Laboratorio de Especialidades Médicas de Formosa (Laformed) señalaron que se continúa avanzando en infraestructura, producción, investigación y desarrollo tecnológico. Por otro lado, en este momento, ante el alerta por la situación del dengue se fortalece la producción de larvicidas y repelentes para mosquitos.

Con respecto a estos temas, la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) dialogó con la farmacéutica Florencia Barcalá, directora técnica de la planta de sólidos, semisólidos y magistrales, y el jefe de producción de esa misma planta, el ingeniero industrial Edgar Gutiérrez.

En principio, pusieron en relieve que todos los productos del laboratorio se distribuyen de forma gratuita en toda la provincia. “Ello a partir de la decisión del gobernador Gildo Insfrán, y mediante el Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas, podemos seguir avanzando en infraestructura”, subrayaron.

Tras afirmar esto, el ingeniero Gutiérrez informó que “hace poco se inauguró la planta domisanitario dedicada a la fabricación de larvicidas e insecticidas, y especialmente, en este momento, haciendo hincapié en los repelentes”.

Esto se debe a que tanto el larvicida como el repelente son productos esenciales contra el mosquito vector aedesaegypti.

Es así que, “en la planta domisanitario se elaboran larvicidas  e insecticidas, mientras que en la parte de especialidades medicinales, repelentes, pastas dentales y productos parenterales”, puntualizó.

Avanzó luego en precisar Barcalá que el larvicida biológico es utilizado para eliminar las larvas del mosquito vector, por ejemplo, en un tanque de agua de 30 litros se debe colocar entre 30 a 40 gotas.

Y detalló que la ventaja que tiene este producto es que “no es tóxico”. Por tanto, está preparado para ser utilizado en los domicilios, “en todos aquellos recipientes que contenga agua que no se puedan eliminar”.

Por su parte, el repelente dijo que “actúa como una barrera transparente al contener una sustancia que ataca al mosquito. Es tanto para niños como adultos y tiene una duración de cinco horas”.

A su vez, añadió que también se está investigando, en este aspecto, “para elaborar repelentes en base a otras sustancias. Por eso mismo, destacar la investigación, producción y desarrollo tecnológico que tiene Laformed, para así seguir avanzando”, acentuó.

Asimismo, en esa línea continuó diciendo “adaptándonos a las necesidades que se nos presentan en la sociedad, que es el objetivo principal”.

Sobre los productos parenterales que son destinados al Hospital de la Madre y el Niño y el Hospital Central, explicó la farmacéutica Barcalá que, “la alimentación parenteral es básicamente para los niños que nacieron antes de la semana 37, en consecuencia, con su aplicación, la criatura tiene los nutrientes básicos que necesita”.

Y que ese producto se elabora de manera individual, esto es, según cuáles sean las necesidades de cada bebé, dijo también. 

Señaló por otro lado el ingeniero Gutiérrez que “hay muchas personas que prestan colaboración en materia de capacitaciones, como la parte organizativa, es así que con dos universidades se viene trabajando; una de Chaco, que es la Universidad Nacional del Chaco Austral (UNCAus), y la otra, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN)”.

“Ese trabajo con las universidades, a través de profesionales que nos asesoran y guían, nos ayuda también a ampliar y expandir la producción”, acentuó, resultando ser beneficio también “en sumar a futuro más personal al laboratorio”.

En ese marco, adelantó a esta Agencia que “tenemos un objetivo grande que queremos cumplirlo, que es el día de mañana activar una planta de sólidos para a futuro hacer paracetamol, ibuprofeno”.

“Mientras que hoy en la planta de semisólidos se trabaja en alcohol en gel, cremas y otros productos”, añadió finalmente.