Los Centros de la Comunidad construyen redes en los barrios de formoseños

Compartir

El Ministerio de la Comunidad, a través de sus diferentes Centros de la Comunidad, lo cuales están ubicados estratégicamente en diversos puntos de la capital e interior provincial, trabaja fuertemente en los barrios, con el claro objetivo de servir como espacio de relacionamiento, vinculación, contacto y articulación de los recursos comunitarios y del Estado, para el abordaje de las problemáticas de la población de las Áreas Programáticas. Desde los mismos el personal realiza visitas a los vecinos de su comunidad, atendiendo casos particulares y sociales que van desde el trabajo con niños, madres y adultos mayores.

El trabajo consiste en la reconstrucción del tejido social del área programática, a través del fortalecimiento de la familia y la organización de la comunidad, generando espacios de articulación y vinculación entre los distintos actores locales para la resolución de los problemas. Para ello se realizan acompañamientos de asistencia de distintos caracteres que van desde charlas sobre educación sexual orientada mas al cuidado del cuerpo, charlas sobre procreación responsable, talleres de alimentación, capacitación de oficios en tejido, crochet, huertas comunitarias y pesaje comunitario de niños, aparte de la asistencia material que estos puedan necesitar.

Por otra parte también se desarrollan constantemente actividades recreativas y jornadas de socialización entre los vecinos de una comunidad para que éstos estrechen sus lazos y así construir una comunidad más fuerte y organizada. A su vez también realizan trabajos con los jóvenes de los distintos centros educativos, quienes en la mayoría de los casos son los promotores de las actividades en sus barrios.

Todos estos trabajos son articulados desde el Ministerio de la Comunidad con las distintas aéreas como los centros de salud y los centros educativos. De esta forma se trata de construir redes en las cuales todos son participes de las problemáticas sociales, involucrando, concientizando y sensibilizando a los ciudadanos de forma comprometida para lograr que los grupos se vuelvan autogestivos.

Si bien existe una planificación anual de talleres y cursos lo que sucede a menudo es responder a las necesidades propias de la comunidad, en las cuales se interviene con profesionales, realizando un acompañamiento hasta la resolución de los casos. En las profesionales de los Centro de la comunidad ubicados en cada área programática se puede ver la vocación de servicio. Ellas mismas cuentan las actividades con mucha emoción y entusiasmo, realizando tareas fuera del horario de trabajo y sin tener en cuenta los domingos o feriados.

Se destaca su atención al llamado de cualquiera de los vecinos que requiera de su acompañamiento y asistencia, siempre motivadas desde el propio Ministerio brindándoles cursos de capacitación como, adicciones, tabaquismo, lenguajes de señas, multiplicadores de salud comunitaria, protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, entre otros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here