Aseguran que gas natural será esencial para la familia y el desarrollo industrial

Compartir

Los múltiples usos y beneficios que para la familia formoseña  y la aceleración de los proyectos de desarrollo industrial fueron destacados por el ministro de Economía, doctor Jorge Oscar Ibáñez, quien mencionó que el Gasoducto del Nordeste Argentino que fuese una idea y un sueño de los formoseños se ha convertido en un hecho concreto por la pertinaz gestión del gobernador Insfrán quien aseguró que el flujo llegará a todos los hogares de los habitantes de la provincia.

“Los trabajos se ejecutan en el tramo entre el límite con Salta e Ibarreta, sobre 303 kilómetros y de ellos participan en forma directa decenas de obreros criollos y aborígenes de la jurisdicción de Ingeniero Juárez y adyacencias a las que se agregan las indirectas que naturalmente surgen de emprendimientos de este tipo, con  connotación social y que a veces no se percibe”, señaló.

Dijo que los funcionarios nacionales que visitan Formosa y que colaboraron con la gestión del ex presidente Néstor Kirchner en sus épocas de gobernador de Santa Cruz,  comentaron el protagonismo que tuvo el  mandatario formoseño en las discusiones llevadas a cabo en el seno del Consejo federal de Inversiones para que se interprete que las obras tienen ideología porque era la única manera que se entendiese que emprendimientos como la pavimentación de la ruta 81 o el gasoducto eran inviables por la precariedad de la tasa de retorno aunque tenían relevancia por su incidencia en el desarrollo humano de miles de pobladores del norte del país con el que el gobierno central estaba en deuda.

En el caso del GNEA mencionó Ibáñez que la insistencia de Insfrán permitió que se modificara la traza que ya estaba aprobada y publicada en todos los medios nacionales e internacionales y en los proyectos técnicos definitivos “porque les hizo ver que era inequitativo y una afrenta para las provincias del norte que se utilizaran sus territorios para construir las redes troncales aunque el gas tuviese como destino los estados del sur del país, de la Argentina central.

Destacó, asimismo,  la importancia que tiene para el desarrollo de los proyectos que tiene la provincia a partir del reconocimiento que el gas natural será el energético más versátil para la industria en cuanto a la diversidad de aplicaciones por su amigabilidad con el medio ambiente además de la gran disponibilidad existente en el país y Bolivia, país con el que el gobierno argentino ha ratificado los convenios bilaterales para asegurar el suministro una vez concluido con el proyecto GNEA.

Puntualizó el funcionario que  la concreción del gasoducto dará en el mediano plazo una apertura de oportunidades a la industria local y regional, sobre todo a la foresto industria y a las industrias alimenticias, farmacéutica, metalmecánica y de cerámicas, entre otras, que requieren en sus líneas de producción mucha energía en tiempo real.

Pondera, en ese sentido, el hecho de que el gas natural es el combustible que, además de poseer un alto poder calorífico por unidad de volumen, en general, comparado con energías a partir de combustibles líquidos o eléctricos, requieren de dispositivos más simples en su aplicación, con lo cual se torna competitiva las estructuras de costos de los productos y servicios.

Además, reconoce la expectativa que en torno a esta obra tiene el desarrollo de parques industriales a lo largo y ancho de la provincia, tomando como uno de los ejes centrales, el desarrollo de la agroindustria y su consecuente efecto multiplicador de las economías regionales a partir de la producción primaria, todo ello de acuerdo a las políticas ponderadas en el modelo formoseño.

Dio datos concretos referidos a la producción de vapor en calderas de los secaderos de madera del centro oeste formoseño, que hoy funcionan con combustibles líquidos o leña, señalándose que el uso intensivo de estas plantas de secado permitirá aprovechar mejor las especies maderables de uso industrial.

Citó, asimismo, a los hornos de panaderías, a los usos en frigoríficos para agregación de valor de la carne y subproductos; a su utilización en la industria de dulces y bebidas artesanales, con posibilidad de llevar a una escala industrial que trascienda la provincia, sumando a todo ello

el aporte del gas natural para el desarrollo de la industria de envases plásticos y de vidrios(packaging) para cubrir una demanda regional de mediano plazo de más de 3 millones de consumidores.

Ibáñez hizo referencia, además, a los beneficios que traerá el energético para el sector de la construcción ya que se podrá desarrollar localmente la industria cerámica, abaratando costos de producción con mejora sustancial en la calidad por la ventaja de poder controlar y regular temperaturas con el uso de hornos a gas, sintetizando que “ se trata de un principal elemento necesario en las obras públicas y privadas que constituyen, un peso especifico importante en la estructuras de costos de las obras”.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here