Testimonio de la hermana de desaparecido cuyos restos óseos acaban de ser hallados

Compartir

En el marco de una conferencia de prensa brindada en la sede  de la subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, Teresa de Jesús Benítez (60), hermana del joven que fue secuestrado por la dictadura cívico militar, Juan Alberto Benítez (26) y asesinado en 1977, consideró “horrendo” tener que esperar 37 años para conocer el destino de los restos de su familiar.

La mujer, única integrante viva de la familia, reconoció el trabajo del Equipo de Antropología Forense y recordó que en 2008 donó su muestra de sangre para el banco genético y así cotejar los restos hallados con cada familiar, lo que ocurrió ahora.

“Juan Alberto estudiaba ingeniería electromecánica, estaba trabajando, no sabemos si militaba en algún partido político, porque estaba lejos de nosotros. Trabajaba en una empresa de colectivos, en el taller, hasta que se decidió a hacer el Servicio Militar, en la provincia de Corrientes, Paso de los Libres, a los seis meses fue condecorado como segundo dragoneante en la compañía, los otros seis meses estuvo en casa” recordó la mujer, emocionada.

Dijo que “Después, volvió a La Plata, la idea era empezar de nuevo la facultad, porque mientras estaba en el taller con horario rotativo, no podía seguir. El 19 de enero el patrón le dijo que vaya a sacarse el carnet de conductor, fue a la mañana temprano, estaba juntando con una chica, fue a la policía, y de allí no apareció más”.

“Lo que sabemos por la chica, es que ese día, a las 21 horas, una persona salió de la policía y fue a su departamento y robó su ropa. Lo conoció por la valija que tenía mi hermano, hecha en una talabartería. Ella se quedó esperando en una plaza, que quedaba entre la policía y el departamento. Vio que la persona volvió al departamento, secuestró todas las cosas, menos los libros, dio una vuelta a la manzana, y entró a la policía” precisó.

Comentó que “Nos enteramos por la familia Mancebo de su desaparición, el hijo de ellos vivía con mi hermano. Le avisaron a mi papá que mi hermano sufrió un accidente, él fue a la policía, a los hospitales, y al volver a la policía, el comisario Ricardo Moretti le dijo de mala forma que si seguía yendo, lo iban a detener”.

“Le llamó la atención a mi papá que alguien que haya servido a la patria, lo hayan detenido, enterado de muchas causas. Me parece horrendo esperar 37 años, cada vehículo que pasaba por mi casa, lo esperaba, nada era lindo para mí. No salía, me quedaba en el negocio con mi mamá, acompañándola, todos los años” se lamentó.

Sobre este hallazgo, señaló que “Yo su vida no voy a recuperar, pero agradezco a Dios, a la organización nacional y provincial que intervinieron en la búsqueda de los restos de mi hermano, sugiero a los familiares o a los que estuvieron detenidos, que den sus datos en Derechos Humanos para poder identificar a quienes estuvieron presos. Se encuentran restos, pero si no hay datos, es difícil de identificar”.

Araoz

Sobre el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense, Silvina Araoz comentó que “tiene una trayectoria impecable, lleva más de 20 años trabajando en estas búsquedas, en diferentes países como México, El Congo, Centroamérica, es un trabajo muy arduo”.

“Con una colaboración y compromiso de los gobiernos provinciales, acá hubo que capacitar a los técnicos de laboratorio del Hospital Central para la toma de muestras, porque son documentos públicos, con la subsecretaria de Derechos Humanos hubo que hacer un trabajo más específico, intervino el Cuerpo de Bomberos, los municipios, y por supuesto con todas las organizaciones de derechos humanos” recordó.

Dijo la funcionaria que “Hay que reconstruir la historia de los presos políticos y desaparecidos para poder orientar a quien investiga sobre donde pueden estar los restos que faltan, en nuestro caso de los formoseños que permanecen desaparecidos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here